Los incendios forestales son eventos considerados catastróficos por su incidencia en la pérdida de infraestructura y el gran deterioro ambiental que producen; por ello la importancia de conocer las áreas susceptibles a este fenómeno con la finalidad de conseguir un adecuado manejo del territorio.

Factores como la inflamabilidad y la combustibilidad definen el grado de susceptibilidad a incendios forestales que tiene un determinado sector de estudio, información que es importante para desarrollar actividades de prevención con el fin de disminuir la ocurrencia los mismos. En este tipo de eventos se debe considerar, además, otras variables que pueden cambiar no solamente en el espacio de estudio sino también en el tiempo (temperatura, nivel e intensidad de lluvia, pendiente, accesibilidad, tipo de cobertura vegetal, entre otras), por lo que, este evento en particular debería ser monitoreado constantemente.



Estudios detallados con un enfoque multitemporal continuo permiten el mejor tratamiento de la gestión de riesgos por incendios forestales, lo que permite no solamente disminuir las pérdidas económicas, sino que trae beneficios ambientales, la reducción de incendios ayuda al manejo de microclimas y mantenimiento de la diversidad de especies vegetales y animales.

En el DMQ se ha identificado un porcentaje significativo de áreas susceptibles a incendios forestales, especialmente en los bosques que recorren en sentido Norte-Sur la parte central del Distrito, así como aquellos que se ubican en la parte Oriental del mismo.