La seguridad vial consiste en la prevención de accidentes de tránsito o la minimización de sus efectos, especialmente para la vida y la salud de las personas, cuando tuviera lugar un hecho no deseado de tránsito. También se refiere a las tecnologías empleadas para dicho fin en cualquier medio de desplazamiento terrestre (ómnibus, camión, automóvil, motocicleta, bicicleta y a pie).

Las normas reguladoras de tránsito y la responsabilidad de los usuarios de la vía pública componen el principal punto en la seguridad vial. Sin una organización por parte del Estado, con el apoyo de reglamentaciones para el tránsito y sin la moderación de las conductas humanas (educación vial), particulares o colectivas, no es posible lograr un óptimo resultado. Autoridades y promotores voluntarios deben llevar a cabo en forma permanente campañas, programas y cursos de seguridad y educación vial, en los que se debe promover:

• La cortesía y precaución en la conducción de vehículos.
• El respeto al agente de vialidad.
• La protección a los peatones, personas con discapacidad y ciclistas.
• La prevención de accidentes.
• El uso racional del automóvil particular.

La prioridad en el uso del espacio público de los diferentes modos de desplazamiento será conforme a la siguiente jerarquía:
• Peatones.
• Ciclistas.
• Usuarios y prestadores del servicio de transporte de pasajeros masivo, colectivo o individual.
• Usuarios de transporte particular automotor.
• Usuarios y prestadores del servicio de transporte de carga.
Es muy importante conocer, como peatones, nuestros derechos para garantizar nuestra integridad física, así como también nuestras obligaciones. Los peatones tienen derecho de preferencia sobre el tránsito vehicular, para garantizar su integridad física cuando:
• En los pasos peatonales, la señal del semáforo así lo indique.
• Habiéndoles correspondido el paso de acuerdo con el ciclo del semáforo no alcancen a cruzar la vía.
• Los vehículos vayan a dar vuelta para entrar a otra vía y haya peatones cruzando ésta.
• Los vehículos deban circular sobre el acotamiento y en éste haya peatones transitando aunque no dispongan de zona peatonal.
• Transiten por la banqueta y algún conductor deba cruzarla para entrar o salir de una cochera o estacionamiento.
• Transiten en comitivas organizadas o filas escolares.
• Transiten por los espacios habilitados para ello cuando la acera se encuentre afectada por la ejecución de un trabajo o evento que modifique de forma transitoria las características del área de circulación peatonal.

Los peatones deben, por su propia seguridad, observar las siguientes obligaciones:
• Cruzar las vías primarias y secundarias por las esquinas o zonas marcadas para tal efecto, excepto en las calles locales o domiciliarias cuando sólo exista un carril para la circulación.
• Utilizar los puentes, pasos peatonales a desnivel o rampas especiales para cruzar la vía pública dotada para ello.
• Tomar las precauciones necesarias en caso de no existir semáforo.
• Obedecer las indicaciones de los agentes, promotores voluntarios de seguridad vial y las señales de tránsito.
• Hacer caso a las señales del semáforo (rojo: pare amarillo: vaya deteniéndose y verde: avance).
Ecuador es uno de los países de Latinoamérica con mayor número de accidentes de tránsito, es responsabilidad de todos tratar de evitarlos y conseguir vías más seguras. Las estadísticas de accidentes de tránsito que realiza la Agencia Metropolitana de Tránsito del DMQ en el período 2015 nos puede determinar qué:

Es por eso que el Proyecto de Prevención y Convivencia Pacífica Quito Listo pretende crear una cultura de prevención de accidentes de tránsito, llegando a la conciencia de los ciudadanos y tener buenas prácticas y fomentar la seguridad vial.